La teta y el Zen

Dar a luz y amamantar un bebé son experiencias de mística pura. Lo acabo de descubrir y estoy literalmente enganchada. Las mujeres gracias al regalo de nuestra propia naturaleza, estamos más cerca de lo trascendente, que todos los monjes de la historia juntos. Esto lo digo desde el respeto y la admiración, que para mi el Dalai Lama es lo máximo, pero por mucho lama que sea, no deja de ser un hombre y dar a luz te tele transporta al Olimpo de los vivos, a las puertas de un paraíso al que sólo tienen acceso las mujeres. (Se siente). Cuando das a luz un salto hacia algo parecido a la muerte te lleva hasta la vida. Tienes que desprenderte de todo lo que fuiste para atravesar junto con tu hijo ese túnel oscuro, doloroso y estrecho que conduce a la luz. Y de esta forma el paritorio se convierte en tu particular templo de Cariátides, tu ginecóloga en sacerdotisa y la matrona en guía de la neófita alma mater, osease, tu. Porque para dar ese salto voluntario hacia el dolor hay que abandonar todo lo que fuiste, en algunas culturas africanas aún se considera un ritual de iniciación. Y de alguna forma llegas a sentir que lo es. La bonita sorpresa es que después de parir, amamantar, te permite seguir conectada con lo trascendente. Dar alimento a tu hijo con tu propio cuerpo es lo más importante que has hecho con él (y mira que le has dado mambo). Tener esa inmensa capacidad de colmar de alimento físico, vital y emocional a ese bebé, que has fabricado durante 9 meses, te conecta con la fuente misma de la vida, llamémosle como queramos, y te hace sentir tan plena, que engancha. Porque dar vida es cosa de dioses y la historia nos ha mantenido a las féminas apartadas de lo místico, (poquísimos líderes religiosos de la historia son mujeres), por eso sorprende descubrir el secreto mejor guardado de la feminidad: ellos tendrán el poder, lo han ejercido durante siglos, dejándonos frecuentemente a un lado, en algunas culturas incluso del todo, pero nosotras tenemos la vida. Cuando tu bebé cierra los ojos y abre la boca hacia tu pecho, te huele, te siente, te reconoce sin palabras. Cuando se queda dormido a la teta y suspira, cuando abre los ojos y te mira con infinita sabiduría, lo sabes, esa criatura es un trocito de cielo y tú por un instante te sientes como Dios, o mejor, como Wonderwoman.

20120923-173023.jpg

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en CONCILIA COMO SI FUERAS SUECA, CRIANZA MAMÍFERA, el bebé tambien es un maímefero, EL EMBARAZO, EL PARTO, LA TETA, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La teta y el Zen

  1. Deo Muñoz dijo:

    Jajaja, lo que me he reído con tu explicación del poder de la mujer y la foto…¡Es genial! Besos

    • Y yo con el señor oso rayoso… Genial! Un beso como una nube de nata

    • Precioso. Que mas cosas hacéis?

      • Deo Muñoz dijo:

        Hola guapa. Me alegra que te guste lo que hacemos. Además de los muñecos de ganchillo, hacemos álbumes de scrap para el primer año del bebé (una foto por cada mes, más la del primer día) y lienzos decorados para poner fotos del bebé o del niño/niña. Ahora estamos en un proceso casi de separación (por horarios complicados de las 4), y no sabemos qué vamos a hacer con el blog, pero seguramente seguiremos de forma independiente (almenos yo) ajustándonos a nuestro ritmo. Si puedes échale un vistazo al blog y verás los álbumes, los lienzos… Son muy chulos, jejeje. Te sigo leyendo. Besos

  2. lamamadetelma dijo:

    Ooooh genial!!!somos diosas y nuestros lechones estan hechos de nosotras y solo nuestras celulas (bueno un cigotillo del padre…) hasta q empiezan a comer porquerias 🙂 yo tb alucino y voy por el segundo jeje. Aaludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s