¿Y tú que tipo de madre eres de los Beatles o de los Stones?

dEl puerperio, ese gran desconocido, es uno de los periodos más confusos de tu vida, porque estás haciendo el cambio de piel. Dejas de ser hija y te transformas en mamá. Y a ser madre, a diferencia de profesional, nadie te enseña. De hecho cuantas más opiniones te rodeen, peor. La mayor parte de abuelas fueron madres hace 40 años y las cosas han cambiado mucho. Las hermanas y amigas, lo fueron a su modo y tú lo eres al tuyo. Cada madre es una isla. Ayuda de rodearte de islas afines y darte la razón. Porque el tema parece muy polarizante: o eres de los Beatles o eres de los Rolling. De Estivill o de Carlos González. De los que deja llorar al niño o de los que lo llevan piel con piel. De guarde o de casa. De teta o bibe. De crianza en brazos (o como lo llaman las madres modernas de Brooklyn, Attachment parent) o de pautas estrictas. Moderna o convencional. Vacunas o no. Carrito o fular… Y todas las posturas son válidas, porque no hay madre que no quiera lo mejor para su cachorrito. La elección, claro depende mucho de tus necesidades. En una sociedad basicamente masculina, con un modelo laboral fabricado como un traje de twed a la medida de los hombres (la incorporación de la mujer sucedió hace dos telediarios), se suele requerir que vuelvas cuanto antes a tus obligaciones y se te valora mucho por eso, y con razón, ya que se trata de una decisión muy muy dura, y muy legítima. La sociedades modernas están pensadas para producir, no para procrear. Un mundo que consume bienes vitales a velocidad de fibra óptica, no puede esperar ese larguísimo tiempo, que la naturaleza del bebé necesita para valerse solito sin la presencia constante de mamá. Así que, cuando la vida te coloca en ese cruce de caminos y te dice, elige tu modo de ser madre, lo flipas. Puedes tener al niño pegado a ti e intentar hacerte un hueco social, revalorizando la función de madre, a pesar de que pueda suponer que tu carrera se olvide de ti, (con todo lo que has invertido), y dedicarte en cuerpo y alma a realizar una función dura y preciosa, pero que ya no tiene caché social; o por el contrario, dejas al niño con alguien (el grandísimo dilema abuela, chica o guarde, todas duelen a morir y todas se quedan con tu hígado) y le das caña a tu carrera como buenamente puedas, mientras la criatura llora a moco tendido y tú también (porque la renuncia es desgarradora) hasta que ambos se acostumbran más o menos. NINGUNO DE LOS DOS CAMINOS ES FÁCIL, PORQUE LA SOCIEDAD NUESTRA NO ESTÁ PREPARADA. Dejarme que añada esto: AÚN. Y no se puede ni se debe juzgar a la mamá que eligió uno u otro camino, porque cada maternidad es una isla muy distinta a otros archipiélago. No existe la madre que no lleve a su hijo pegado por la parte de dentro del corazón, esté donde esté. Dejarlo en manos de otro es como darle un tenedor para que revuelva en tu corazón. El parón profesional, una injusticia. Las mujeres hemos estudiado una carrera y trabajado muy duro para conseguir grandes hitos, pero nadie, nadie, nadie nos había explicado claramente el precio que hay que pagar. Estamos diseñadas para ser madres, estamos mentalizadas para ser profesionales y la sociedad no te pone fácil ser las dos cosas a la vez (por mucho que alardee de ello). ¿Existe el camino intermedio? ¿Es posible transitar por algún vericueto por el que no se sufra? No lo sé, pero es bonito pensar que si no existe, habrá que inventarlo. Que probablemente puedes ser fan de Honky Tonk Women y All you need is love .

Porque NO HAY NADA que se le ponga a una madre por delante: Feliz Día de la Mujer Trabajadora a TODAS, a vuestros pies.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Attachment Parenting, CRIANZA MAMÍFERA, EL EMBARAZO, EL PUERPERIO, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a ¿Y tú que tipo de madre eres de los Beatles o de los Stones?

  1. Vicara dijo:

    Me encantas chicaaaa!!!

  2. Miriam dijo:

    Que gran verdad!! Dura verdad verdadera. Me ha encantado!! Gracias

  3. Anónimo dijo:

    Uffff!!!!!, ¡Que recuerdos…., cuantos dilemas y encrucijadas pasadas y sopesadas hace nada (tres telediadiarios apenas…), pero actuales al 100%. Pero ¡de todo se sale!. Me haces vivirte y revivirme. Sigue p’alante!. Me encanta.

  4. Maravilloso, como siempre.

  5. Deo Muñoz dijo:

    Ainss, ¡qué dolor! El día dos me incorporo de nuevo al trabajo. Se me ha acabado el permiso de maternidad, las vacaciones que me quedaron pendientes y ya no puedo rascar más, porque el permiso de lactancia, me lo guardo para “disfrutarlo” cada día. Sólo pensar que me levantaré temprano, que volveré a mi rutina laboral y que no podré darle los buenos días cuando se despierte, que ya no seré yo la que la aseé y la vista por la mañana, que no le daré el pecho hasta muchas horas después se me desgarra el corazón. Sé que se quedará con su padre, que estará muy bien cuidada y que la colmará de amor, pero aún así la sensación que tengo de abandono es terrible. Desde pequea te animan para que estudies, para que trabajes, etc y dan por hecho que serás madre, pero… una vez eres madre, tu hi@ tiene los cuatro meses, ¡cuatro meses! es una personita indefensa, tienes que levantarte una mañana, ponerte el traje de trabajo y hacer cómo que te fuiste ayer y no ha pasado nada, cuando en realidad tu vida ha cambiado. Ya no eres la misma mujer que se fue, no piensas igual, has cambiado las preferencias y te has desdoblado, dejando una parte de ti, en los mejores casos, con su padre. Y pretenden que actues igual, que te adaptes enseguida al medio y tú mientras no dejas de pensar en lo feliz que eres cuando tienes a tu hij@ en brazos. Normalmente te preparan para el embarazo, para el parto y después… te tiran a la piscina y ¡hala! aprende a nadar. De momento seguiré disfrutando de mi pequeña durante estos días y después… ya veremos.
    Cómo siempre, un placer el leerte. Besos

    • Uf qué penita nube de nata, pero tienes la suerte de que lo dejas con su papi, yo no tengo tanta suerte…, por eso no me ha quedado otro reedio, he tenido que pillar excedencia en mi agencia, una decisión muy muy muy difícil, por miles de motivos, como te puedes imaginar, yo adoro mi trabajo y me gusta la agencia y me tratan muy bien, pero la nena es la nena y es todo muy complicado, encima tiene un reflujo súper fuerte y para colomo, no acabo de encontrar la fórmula para dejarla con alguien, ¿chica, guarde, abuela?, ninguna nos acaba de funcionar, uf, muy difícil. A eso se le suma que el único día que la dejé me sentí como si dejara un brazo, el hígado y lo spulmones, y luego encima la niña estuvo rarísima, no podía irme de la habitación sin que se pusiera a llorar, una penita…y un agoviom te entiendo taaaaaaaaanto, que mal pensado está todo rediós, pero aqui estamos nosotras para creer que un mundo mejor es posible, lucha por lo que quieres, intenta dedicarte a tu bebé cuando llegues a casa en cuerpo y alma, y siéntete afortunada por poderla dejar con papi, es un privilegio, aunque te vas a sentir muy rara, y ya verás como al final conseguirás el equilibrio, de una forma u otra, porque la vida es sabia y la felicidad siempre encuentra el camino para abrirse paso, ánimo, verás que todo va bien y muuuuuuchos besos mamíferos. 10000 Gracias spor estar ahí leyéndonos y apoyándonos, de verdad, muchas gracias NUbe

  6. mariel dijo:

    genial el post. pero siendo sincera, debo reconocer que yo sí juzgo. no a las mamás que deben trabajar y dejar a sus pichones, e intentan conciliar lo mejor que pueden (esas se merecen un monumento). pero sí a las que crían siguiendo pautas “tradicionales”. la que lo hace por no informarse, porque es lo que conoce, “porque así me criaron a mí y tan mal no salí”. a esa mamá me cuesta entenderla, lo reconozco. porque la información está ahí para la que desee buscar.
    y directamente la que lo deja llorar “para que no se acostumbre a los brazos” me provoca rechazo. la que sí se informa y sigue pensando que “las otras” son unas hippies, talibanas de la teta, etc. con esas mamás siento que no tengo diálogo posible. me gustaría lograrlo en algún momento. ésa es mi esperanza…

    • Ya, bueno hay que intentar entender aunque no se comparta, no? Es difícil porque escuchar llorar a un bebe duele como un tenedor revolviendote las tripas, pero cada madre, supongo que hace lo que hace porque cree que es lo mejor. No es fácil, pero estoy de acuerdo contigo en la era Google la info está al alcance de todas, eso sí, hay que tener tiempo y no todo el mundo lo tiene. Mil gracias por leernos súpermami! Sigue cuidando de tus crias tan bien y con tanto amor
      Abrazo mamífero!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s