Cuerpo de Madres

IMG_0294

A pesar de que la báscula me sitúa a sólo dos kilos de la persona que era antes de la maternidad, presiento que nada volverá a ser igual. Tengo un nuevo cuerpo que se extiende ganándole terreno al mundo. Un cuerpo que no se guarda nada, que describe con cada curva mis nuevas batallas diarias. Solía pensar que los kilos del embarazo serían una losa, y que después de parir, haría el Rocky Balboa por recuperar mi preciada delgadez, saliendo a correr como una posesa por las calles de Philadelphia cada mañana. Nada más lejos de la realidad, demasiado que voy a yoga una vez por semana. Precisamente ayer en clase, una de mis compañeras, dijo que habría que hacerle un monumento al Cuerpo de las Madres. No puedo estar más de acuerdo. Me enorgullece formar parte de este batallón de caídas en combate. Nosotras las de entonces, ya no somos las mismas. Nuestras estrías, manchas en la piel, ojeras permanentes…, la expansión de nuestros huesos, el pecho desinflado, la flacidez, las cesáreas…, incluso los larguísimos pelos que caen inexorablemente día a día en el campo de batalla, amaneciendo como rehenes abandonados sobre la almohada, son nuestras heridas de guerra, galones que lucimos sin ceremonia de entrega. Tengo que reconocer, que a pesar, de que me encantaría ser una de esas madres de Rodeo Drive, que salen del paritorio con 14 kilos, 6 años, y una papada menos, una nueva sensación se ha empezado a apoderar de mí. Una suerte de orgullo se crece frente al espejo del armario, con el que me peleo cada mañana. Una voz que se viene arriba, cuando en el Zara la clásica dependienta Skinny me sugiere una talla más, con esa mirada de condescendencia, que piensa que aquí no hubo tiempos mejores. Una voz que me susurra, Tranquila, chsssssssss, que tú has parido una vida humana. Zeine deine wunde. Y lo digo y no lo digo, con una mezcla de orgullo y mejilla colorada, cuando al salir del probador, lo dejo todo en esa pila de ropa descartada: Tengo un cuerpo de madre, que no puede competir con esa talla imposible de dependienta Skinny, pero al mismo tiempo, tengo el honor de pertenecer al Excelentísimo Cuerpo de Madres. Mujeres cuya fisonomía sirve para alimentar, acunar, guarecer, amar, transportar, consolar, incluso, bailar Smells like teen spirit con un bebé en brazos. Tengo un cuerpo cama, dónde mi hija se siente en casa. Un cuerpo que para bien y para mal, ya no entra en esos vaqueros de antes, porque no se calla nada y se niega a replegarse, y comprimirse en un vaquero talla de niña. Mi nuevo cuerpo exige su espacio, su presencia en el mundo, como un buque insignia, para que mi hija encuentre siempre el camino de vuelta. Hoy, mi pequeña cumple 9 meses, y yo soy su casa. Quizá sólo esté a dos kilos de la persona que era antes, pero ya no quiero volver allí, mi casa ha sido tomada por las flores.

Zeine deine wunde *enseña tus heridas.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en EL EMBARAZO, EL PUERPERIO, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Cuerpo de Madres

  1. teresa dijo:

    Clap clap clap. Escribe un libro, por favor. De este tema o del que sea, pero escribe.

  2. mariel dijo:

    yo ni siquiera me he acercado a la balanza en estos 9 meses (sí, tu J y mi Thiago tienen la misma edad). no sé con qué peso salí del sanatorio…. y la verdad, me asombra que no me interese. este cuerpo fue y es cuna, y lo será por mucho tiempo…
    como dice andrea etcheverri, “mi cuerpo expandido encontró su camino…”

    • mamífera dijo:

      Qué bonito, por cierto me encanta el nombre de Thiago! Yo creo Mariel que haces muy bien en ,andar la balanza al exilio, ahora lo que toca es otra cosa y las prioridades, sin las prioridades, 1000 gracias por leernos, mami, abrazo de mamíferas!

  3. Anónimo dijo:

    Buenísimo lo de los pelos en la almohada…. que por cierto, cuando empiezan a salir de nuevo, una se convierte en una especie de Espinete , el de Barrio Sésamo.
    Mi cuerpo también se ha convertido en un buque insignia y lleva en la F de Félix en la proa.
    Gracias por escribir , sobre todo, por ese arte que tienes para contar lo sublime de la maternidad con tanto sentido del humor. Me río muchísimo y encima siempre me queda una reflexión dando vueltecitas en la cabeza.
    Un beso desde el otro lado del Atlántico.

  4. Suscribo copmpletamente lo del libro, aquí tendrías una lectora fiel seguro seguro!!! Para que veas cómo son las cosas yo ya estoy unos 8 kilos por debajo de lo que pesaba antes de quedarme embarazada y también hay ropa que curiosamente no me sirve… va a ser verdad eso del cuerpo de madre… Y de la misma manera que tú, me encanta mi nuevo cuerpo y sobre todo que no sólo lo utilizo para llevar ropa encima. Adoro sus nuevas funciones!!! Un besote guapa!

  5. Justo hoy, me decía la osteópata que generalmente el cuerpo de la mujer tras el embarazo y es parto queda mucho mejor, y estoy absolutamente de acuerdo. Yo estoy viviendo infinidad de mejorías, tengo un pelazo que en la vida había tenido, estoy más flexible y aunque use los mismos vaqueros de antes, ahora me sientan mucho mejor!!!
    Besazos mamifera guapa!

  6. estela dijo:

    Que bonito y cuanta razón. va a hacer dos años que tuve yo a mi bebé. Enseguida perdí los 16 kl que engorde, entro en pantalones que me ponia antes, pero es cierto que nada es lo que era, el pecho…… Ay!! Mi precioso pecho donde estará y cuando me dice alguna solterona que no ha sido madre y ya no lo será, que tengo los brazos gordos, le digo son brazos de madre o crees que mi niño va a estar agustito clavandose huesos. No cambio mi cuerpo de antes por lo que tengo ahora.

    • mamífera dijo:

      Verdad? Por nada del mundo, el cuerpo de madre es una bendición significa que has parido yeso es una suerte que sólo conocemos algunas privilegiadas. Sigue disfrutadolo súper mami, seguro que están limpísima. Millones de gracias x leernos. Gran abrazo de mamífera a mamífera

  7. Mamá Pez dijo:

    Vivo sin vivir en mí ¡y cómo he podido hacerlo sin saber de sus existencias 2.0!
    Ya hace dos meses que nado por las aguas madr(e)sféricas …[de madres y formas esféricas, como todo buen cuerpo-cuna-refugio post parto, claro está!]… y feliZ como una perdiZ de haberla agregado a mi Reader.
    Por allí nos vemos.
    BesaZos

  8. Carmen dijo:

    Emocionante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s