Sé egoísta

Imagen

Cuando nos convertimos en mamás, solemos coger todo lo que éramos antes, meterlo en un baúl, enterrarlo en el desierto y tirar la llave por el acantilado más lejano, de forma que el día que quieres abrirlo, no hay manera humana de dar con ello. Este ritual de madre Siux, ocurre desde el principio de los tiempos. Madres de todas las épocas vamos cediendo terreno lentamente, en pos del amor absoluto que nos despierta nuestra maravillosa joya recién nacida, y es tanto lo que nos llena y nos fascina, tanto el esfuerzo y la dedicación, que cuando llevas un tiempo volcada en tu camada y te giras para ver donde estas tú, lo más normal es que ya no haya ni rastro de ti. Y eso puede ser un alivio, pero también puede ser desconcertante. Estás en el desierto, sin brújula y sin ti, y a veces ni siquiera te acompaña el Papífero, que también perdido, está buscando su propia llave con el Marca bajo el brazo. Hay que tener cuidado de no llegar a ese punto, porque tú tenías tus cosas buenas. Por eso, cuando el avión descarrile del cielo y salten las mascarillas, debes colocar primero la tuya, o no habrá forma humana de que ayudes al resto. Tú eres el conductor de un coche en el que viajan todos y si tú te sientes mareado, sobrepasado, angustiado o simplemente tienes sueño atrasado de seis siglos, no puedes seguir conduciendo y es realmente malo que trates de hacer la machada. Así que Tú lo primero. No es egoísmo, es amor. Tú y luego todo lo demás, es la fórmula mágica para que evitar la lucha por el espacio personal, la falta de oxígeno y unas defensas emocionales por los suelos. Ser una madre maravillosa no implica ser una madre vacía. Tienes que que mantener ese baúl lleno de lo que eras, sacar lo que no molaba y hacer hueco para seguir llenándolo de Ser Madre, que es lo mejor que te ha pasado en la vida de aquí a la galaxia más lejana y vuelta otra vez. En un relato de Murakami una madre entregada a su familia, decide dejar de dormir, para ganarle horas al día y sacar tiempo para ella misma. Ocho horas que dormía, ocho horas que puede pasar dedicadas a las cejas, Tolstoy, escuchar a los Chunguitos o darse al Brandy, un lujazo. Y es comprensible lo de esta mamá japonesa, porque a veces no tienes espacio ni para pensar a solas y dejar que tus ideas se pierdan por el aire, se disipen sin importancia, se vuelvan estrellas. El calendario de vacunas, la cena de mañana o las facturas sin abrir, pueden sacarte de un plumazo de cualquier instante propio y las estrellas del cielo de las madres, son fugaces. Cualquier decisión que tomes porque TU lo necesitas está bien tomada, incluso si decides irte al último concierto de Rafael con el pelo cardado y las uñas negras. Porque sólo puedes ser una madre súper star shiny si por dentro te sientes plena de ti. Piénsalo, es otro acto de amor.

Dedicado a Karmen y las chicas del pez luna, que son estrellas en el cielo de las madres.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Sé egoísta

  1. Zara Beltrán dijo:

    Mis prioridades son: mi salud, ya que si ella sería imposible todo lo demás; mi hija, por supuesto; tener gente maravillosa, como tú, alrededor; y llegar a fin de mes. No somos mejores madres por darles todo nuestro “espacio-tiempo” a esas criaturas mágicas. Y no sólo necesitamos nuestro espacio, sino que nuestros retoños necesitan el suyo, y poco a poco hay que ir dándoselo.

  2. Mamífera hacía un siglo que no comentaba, aunque fielmente te leo. Por la pereza de no hacer login comento muy poco. Ésta vez es que no he podido reprimirme… Te leo y me parece que me escucho a mi misma. Vivimos etapas parecidas, porque los peques tienen casi la misma edad así que qué te voy a decir… que nomedalavidaparanada y que en lo último que pienso es en mi misma aunque soy muy consciente de que debería…. El blog, abandonado, las ojeras no te digo donde… El fin del puerperio marca éste tipo de cosas (y alguna más). Ánimo compañera de estrías y noches de teta… Yo aún no he perdido las cosas buenas, sí que me he quitado todas las malas y estoy empezando a ser consciente de que debo dedicarme algo a mi, en ello estoy… Un beso informáticomamífero para ti y para J. Muaaaack

  3. mariola dijo:

    Di que sí. Yo creo que se las madres que dejan de ser Ana, Lucía, Carmen o Pilar para convertirse sólo en la “mamá de” el día que sus hijos ya no las necesitan para todo ellas se encuentran con que ya no tienen ni idea de qué hacer con sus vidas.

  4. La nena de malena dijo:

    Totalmente de acuerdo!!! No soporto las otras mamas que en el trabajo me dicen ¿Y la niña? cuando decido tomarme unas cervezas con mis amigas que hace siglos que no veo.
    La niña tiene padre!!!!!Y el mejor que podría tener mi pequeña!!
    Te acabo de descubrir mamifera y por lo poco que e leido me encantas querida…
    Estoy reflejada en tu espejo, cuando llores, rías, te pintes la raya, te seques el pelo, te mires la arruga, te hable a ti misma….piensa que yo estoy en el otro lado haciendo lo mismo.
    Saludos de una mañica!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s