Queridos Reyes Magos: esta carta es de una madre

picQueridas majestades de Oriente, ha sido un año intenso. El año de las mil primeras veces, de todos los errores y de los primeros aciertos, el año que aprendimos que ser mamá e hija. Para nada ha sido malo, para nada ha sido fácil, pero eso sí, ha sido puro mambo. Así que como hemos sido muy apañadas y el carbón no va con nosotras, desde este humilde blog maternal, pensamos que las madres e hija/os del mundo, sobre todo de este mundo, nos hemos ganado por lo menos alguna de estas cosillas de la lista:

A ver… nos encantaría que hubiera cambiador de pañales en los baños y no sólo en los de la mujeres, que cuando los Papíferos van solos con la camada, las nenas acaban haciendo pis en un árbol o enseñando el asuntillo a todo el restaurante y eso no es plan.

Tronas, ¡por Díos!, fuimos a un bar de familias molonas hace unos meses, mi padre, la niña y yo. Pedimos una trona y el camarero nos miró como si le hubiéramos pedido a su suegra, –No tenemos, dijo, –¿Es que no viven niños a este bar?, –preguntó mi padre, –Sí claro, muchos, –ya, –dijo mi padre, –pero no hay tronas, ¿qué pasa, que los niños no consumen?, –Sí –respondió, –Ya…así va el país, dijo mi padre, y luego queremos que nos den las olimpiadas… . En fin.

Salas de lactancia, lugares para dar la teta o espacios protegidos de las miradas de una sociedad que no está preparada para lactancias de más de tres meses, pues eso. Además estaría bien que nos cedieran el asiento en el bus, especialmente a las embarazadas, sin tener que sacar tripa o levantar a un señora de pelo cardado que se hace la longuis en su sitio, como si fuera suyo de verdad.

Más cosas, espacios para compartir ocio con nuestros hijos sin que el resto de la humanidad “se moleste”, en lugares enriquecedores dónde pasar “tiempo de calidad” y disfrutar de cosas que nos gusten a padres e hijos, como conciertos, cocinar o hacer yoga. Y hablando de eso por favor… tiempo… tiempo para ellos y tiempo, sagrado, para nosotras, para depilarnos, comprar botas, hacer terapia, yoga, cortarnos las uñas o pasear solas con nuestros pensamientos o por los escaparates del grupo Inditex.

Ya que estamos, nos gustaría que se respetara la MATERNIDAD, pero en serio.

Que no esté mal visto que una madre se dedique sólo a cuidar a su hijo y viceversa, QUE SE RESPETEN Y APOYEN TODAS LAS OPCIONES, desde elk escenario social.

Que la baja de maternidad pueda prolongarse hasta los dos años, (como en Suecia y otros países), momento en el que el niño está psicológicamente preparado para la independencia, sin que suponga un retroceso laboral para la madre o incluso, como sucede cada vez más, una renuncia total a su carrera.

Que se respete la reducción de jornada laboral por maternidad, sin que signifique un tironazo con la empresa, compañeros o entorno, de forma que cada vez más mamis puedan llegar a un equilibrio real entre carrera y familia, sin dejarse por el camino la salud, el matrimonio, la autoestima y todas estas canas (las que las tenga, claro).

Que se nos quite la celulitis (por favor).

Que se respeten todos los modelos de familias (también por favor).

Que el día dure una hora más. (súper por favor).

Pedimos que las guarderías no sean la única respuesta a la conciliación, que se creen horarios compatibles con la vida real, puestos adaptados y apoyo a la madre emprendedora y al padre concienciado, insisto, como al otro lado de los Pirineos: (lo del horario europeizado ayudaría muchísmo: Menos siesta y más madrugar, así para empezar) y modelos de empresas como Google que respeta la palabra CONCILIACIÓN, esa gran asignatura pendiente de los tiempos modernos.

Majestades de oriente pedimos que se invierta en educación por que este tinglaó sólo se soluciona con cultura, visión, libros y educación, queremos dejar de ser un país paleto y colarnos en Europa, y para eso hay que pasar de pantalla, señores de Oriente, nuestros hijos son la posibilidad de dejar la pandereta y empezar a ser una civilización moderna. Queremos más y mejores colegios, educación libre y precios asequibles y sobretodo: una buena solución para conciliar (por favor) y poder ayudar a nuestros hijos y formar parte de su día a día en cada etapa de su vida. ¡Y me animo!, que vuelva el cheque bebé, que se proteja la Sanidad Pública, que no nos soplen esa barbaridad de pasta por las vacunas y que por favor se faciliten los procesos de adopción y acogida, todo niño merece un hogar amoroso.

Y lo último que pedimos es que os lleveis la CESÁREA, esa práctica tan habitual y tan cuestionable, bien lejos (donde sólo se utilice para casos extremos), porque como dice Michel Odent: “Para cambiar el mundo, primero debemos cambiar la forma de nacer”.

Dejaznos junto al turrón un poquito de r e s p e t o, por favor a la noble y maravillosa tarea de Ser Madre, para llevarlo en el bolso y sacarlo cuando nos lo faltan.

Y Majestades de Oriente os pedimos una última cosa: circulad esta carta hasta que les llegue a los de ahí arriba, a ver si se dan cuenta de que aquí abajo no sólo nos hemos portado muy bien este año, nos dejamos la piel todos y cada uno de los días y las noches de los 365 correspondientes, así que una ayudíta, no estaría mal Sus Majestades, desde el respeto y la admiración.

Atentamente.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Queridos Reyes Magos: esta carta es de una madre

  1. Anónimo dijo:

    esta carta tambien la firmo yo !!

  2. yademasmama dijo:

    Reblogueó esto en Y, además, mamáy comentado:
    Me ha gustado muchísimo , y como coincido en todo, lo reblogueo. Una buenísima carta a los reyes magos. Solo añado salud para todos (al menos pillarnos menos virus, que últimamete ya estamos más que servidos) y más paciencia si cabe para las madres, que a veces hay ratos durillos.

  3. Carmen dijo:

    ¿Dónde hay que firmar?

    Siempre lo pienso, molas mucho mamífera 😉

  4. La Cordero dijo:

    Amén, querida amiga. Yo no lo hubiera dicho mejor. Beso grandísimo, ganas de verte!

  5. Que buena la carta! Que de acuerdo estoy contigo! Me encanta!

  6. Alex dijo:

    Absolutamente perfecto! G.E.N.I.A.L!

  7. Olga dijo:

    Lagrimilla a punto de salir y los pelos (que no tengo tiempo de depilarme) de punta al leer el post. Sólo me queda decir: olé y viva la madre que te parió . Mamífera for president!

  8. Deo Muñoz dijo:

    Mira que hace tiempo que no me paso por aquí, prácticamente los 14 meses que tiene mi hija. Tu carta me viene que ni pintada. Quiero pasar más tiempo con mi hija, que aunque tengo la suerte que la cuida su padre cuando yo trabajo, me gustaría que me viese como su madre y no una visita que viene cada día. Que frustación cuando se aparta de ti porque quiere que el biberón se lo de su padre. Suscribo tu carta y aunque es un poco tarde para estos Reyes, la comparto pa ver si para los próximos tenemos más suerte. Besos y me alegro de haberte hecho la visita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s