SE PUEDE TENER ÉXITO Y SER FELIZ, QUERIDA RENATA

boys-in-brooklynEn el mapa de emociones de la vida de una persona, El Éxito, suele ser la equis del mapa, el codiciado Tesoro. Estamos tan programados para el ÉXITO, que con frecuencia nos olvidamos que lo divertido de buscar un tesoro, no es encontrarlo, sino disfrutar el camino. Aquellas tardes de verano interminables, el olor a lavanda, el barco pirata, los aborígenes, las sirenas y esa sensación de libertad, de ponerse perdido sin que nada importe demasiado. Estamos tan desconectados de ese niño que hemos encerrado en alguna de las habitaciones de la memoria, que nos hemos olvidado de que el camino era la verdadera meta. Ya no sabemos “jugar” sin producto final. Y nos cuesta reconocer que a veces se nos cae la casa encima jugando con nuestro hijo, porque nos aburrimos. ¿Otra vez quieres jugar a los indios?, Sí, señorías, las que haga falta. Y seamos sinceros, sentimos claustrofobia, porque esa niña que fuimos ha desaprendido a jugar. Los adultos, necesitamos sacarle partido productivo a cada minuto del día y es fácil ver a un padre “jugando con su hijo” mientras intermitentemente se lanza a la Blackberry cada vez que el niño se da la vuelta, y eso, Señorías, los niños lo notan, seré más específica: mogollón. El sábado estuve en un  taller de psicología infantil y me sorprendió encontrarme con una Virginia que a pesar de lo infantil que pude llegar a ser, no sabe jugar. Nos pidieron que empleáramos 15 minutos en JUGAR a algo y casi me cuelo por el vértigo que me dio no saber qué hacer. Primero me tumbé, pensé Dios hace tanto que no tengo un rato para no hacer nada, ¡tengo que aprovecharlo!. La primera en la frente: Eso no es jugar. Me senté y luego me tumbé. La música era agradable como una tarde de verano y de pronto, tuve ganas de abrazarme como si tuviera frío. Permanecí así un rato concentrada en los tejados que se veían por el balcón. Luego me puse en pié, cogí un papel, unas ceras de colores y empecé a inventar una historia de una estrella amnésica llamada Renata. No me di cuenta hasta después, pero estaba disfrutando por primera vez en meses de hacer algo por hacerlo. Me dije: nadie va a leerlo, voy a escribir lo que me de la gana. Como si me deslizara por un tobogán,  me dejé llevar hasta un arenero de 1979 y me olvidé de mí (¡aleluya!), esa persona tan importante, que tiene que aprovechar cada minuto de sus escuetos días porque no tiene tiempo para nada. El éxito es un lugar solitario que con frecuencia tiene un precio poco divertido. SE PUEDE TENER ÉXITO Y SER FELIZ, pero no hay que confundir éxito con felicidad. No es lo mismo. Cuando alcanzas la meta, alcanzas el tesoro, pero pierdes el sueño. El trabajo es el juego en grado superlativo, otro terreno farragoso, Señorías. Es raro escuchar a alguien decir que disfruta con el “juego” que ha elegido como profesión, ¿Porqué?, se preguntarán ustedes, porque estamos focalizados en el tesoro, con lo bonita que es la isla de Stevenson.  Si queremos conectar con nuestro hijo y aprender a jugar con él, primero hay que rescatarse y volver a jugar con uno mismo. Apagar el smartphone, enterrar el reloj, remangarse y tirarse de cabeza a las arenas movedizas. Perdónenme que me haya tomado este post tan en serio, voy a poner otra foto más para remediarlo y un guiño para sus señorías, va por ustedes:

vlcsnap-2013-09-09-17h49m19s211-1024x576_76b6c7149657cb7e4520b2a0d2b6eb70_adaptive

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a SE PUEDE TENER ÉXITO Y SER FELIZ, QUERIDA RENATA

  1. Qué interesante ese taller!!! 🙂

  2. Moni Pérez dijo:

    Anda! Yo también estuve en ese taller!!! Soy la Mamá de Noa, la pequeñaja gateante 🙂
    Encantada de haberte conocido sin saber que te estaba conociendo en esas circunstancias tan estupendas. Realmente fue un taller maravilloso y una gran oportunidad para JUGAR!!!

  3. qué razón tienes…quiero ir a uno de esos talleres!! quiero seguir reprendiendo a jugar 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s