Querida J:

AMAZING ALL WORLD BEST

Cansado de ser testigo ejemplar de los lanzamientos espaciales, las guerras de 100 años, los mejores penaltis y todos los besos del mundo, el cielo necesita alguien que pueda contar lo que ven sus grandes ojos azules. Todos los embarazos, nacimientos, las primeras tartas de frambuesa… todos los pic nics del día de la madre, las primeras palabras, los primeros y últimos días de colegio, las graduaciones, el día que se van de casa… el cielo es testigo incombustible de la vida y milagros de nuestras sagas. Con esa mirada azul profunda, que no parpadea ante nada,  el cielo busca alguien capaz de contar una historia a la altura de las circunstancias, porque como sabe todo el mundo, la historia no es lo que pasó, sino cómo se contó. Por eso el Dios de las palabras, de tanto en tanto manda un bebé a la tierra, alguien con la suficiente perspectiva para hacernos volar de palabra en palabra, mejorando si cabe, lo que pasó. Uno de aquellos niños nació en Aracataca en 1927 y su madre lo llamó Gabriel García Márquez, aunque como me dijo una vez, le llamaban Gabo. Sí J, tu madre conoció a ese niño y tuvo la osadía de preguntar si le podía dar un beso. Fue en la casa de América hace ahora 10 años. El niño le con cierto rubor le dijo a tu madre: ¿Qué dirá mi mujer?, y le ofreció algo mejor, le leyó un cuento, un cuento que ahora tu madre no puede recordar, pero seguro, el cielo archivó en su memoria, por que era Mayo y su voz dulce como una mañana de primavera. Ese niño es la razón de que tu madre decidiera escribir. Si se puede escribir así, pensó tu madre al cerrar 100 años de soledad, allá por los 12 años, me interesa.  Gabriel José de la Concordia García Márquez, es la razón de que yo escriba, entre otras cosas, estas cartas. Pensé que te gustaría saberlo, porque sólo el cielo sabe, cuánto me gusta imaginar que algún día leerás esto que escribo.

 

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en LEER y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Querida J:

  1. La nena Malena dijo:

    Yo también le escribo un diario a mi pequeña, deberían de ser mas hojas pero en estos cuatro años reconozco que se me escapa el tiempo y no todo lo que escribo es bueno, pero es la manera que mejor sé expresar lo que llevo dentro y que no se quede en algún rincón de mi memoria.
    Sigue así, escribiendo y disfrutando de lo escribido y querida mía!, como yo, no dejes de leer y releer aquello que te gusta. Te invita a disuadirte, a disfrutar, a imaginar, a soñar, a aprender y mil sensaciones más con solo abrir la primera página de un libro. Un besico espejito espejito mágico!!

  2. maryam dijo:

    Grande García Márquez! A mi también me marcó profundamente su manera tan poética y particular de contar las cosas! y los nombres….los nombres de sus personajes me fascinaban….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s