En qué se parece el segundo embarazo al regreso al Howars End

pint_-john-william-waterhouse-gather-ye-rosebudsEl segundo embarazo nos trae la vida práctica a casa, la pone sobre la mesa y la desenvuelve como un regalo. El primer embarazo es puro romanticismo, le dices a Pepa, la muñeca favorita de tu hija, mientras recoges un rastro de juguetes y galletas tratando de no tropezar con la pancita, emitiendo ruidos de elefante. Y es que el primer embarazo es una habitación con vistas: paseas a tu bebé eligiendo el menú de melodías del ipod, le hablas todos los días, le pones los cascos, le llevas a respirar… Recuerdo, Pepa, que me negaba a tomar ninguna pastilla y elegía cuidadosamente todo lo que entraba en mi cuerpo, las cremas, los menús, la ropa… Era una coreografía diaria dedicada a esa preciosa tripita que admiraba y paseaba como un triunfo. Así es el primero señorías, un baile en el que tú y tu bebé sois protagonistas indiscutibles de un fabuloso cuento de hadas para dos. Era fabuloso y era un cuento, porque era básicamente fantasía. Te imaginabas como sería ser mamá y el parto y su carita y proyectas todos los días un guión de ficción lleno de finales y principios felices. El segundo hijo te trae la realidad. Ya sabes de dónde vienes y sabes a donde vas, conoces los mil dolores pequeños, las angustias y el miedo peludo que trae un niño en su wellcome pack de recién nacido y sabes que el amor que vas a sentir es una explosión colosal de felicidad que va a pulverizar tu vida en mil pedazos luminosos. Sabes que por mucho que duela podrás con ello, que la realidad superará la ficción todos los días y que no todo va a ser rosa. Sabes el trabajo que supone, las renuncias insalvables, incluso intuyes que tener dos será pasar a otra liga, sobre todo cuando los dos son bastante pequeños. Aún así esa Realidad nueva es un regalo porque conocerás en todo momento el suelo que pisas, la mujer que habitas, el final de cada día. Quizá tu segundo hijo no se parezca en nada a una novela de Forster, pero le vas a dar algo que valoran mucho las empresas de este mundo globalizado: experiencia. Tu primer hijo disfrutó de unos padres muy primerizos, muy motivados y muy estresados. Tu segundo hijo se beneficiará de vuestro nuevo curriculum, unos padres calmados, con experiencia internacional y horas de vuelo. Cada uno recibe un regalo, dos libros diferentes, un mismo amor. Y lo maravilloso es que el embarazo ya te regala esa nueva calma de madre experimentada, imperfecta, que no no llega a todo, que falla, se equivoca y se ríe. Sí te ríes mucho más porque aprendes a desdramatizar y eso en la maternidad de las culpas eternas, no tiene precio. La maternidad es básicamente imperfecta y esa lección es el regalo más bonito que trae tu segundo hijo, debajo por supuesto (esperemos) del pan.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a En qué se parece el segundo embarazo al regreso al Howars End

  1. izascun79 dijo:

    UAU! Se té echaba de menos! Muchísimas felicidades por este segundo embarazo. Leerte me ha traido recuerdos de mis dos embarazos y no puedo estar más de acuerdo contigo. Cuídate, porque como habrán visto ya… si no lo haces tú, con el segundo ya nadie te consiente…

  2. Mama piofaurio dijo:

    Muy ciertas tus preciosas palabras sobre el segundo embarazo. Todo se vive diferente la segunda vez. Enhorabuena!!

  3. Pol dijo:

    Querida mamífera: hace ya muchos meses que te leo en silencio, pero al leer este post, realmente he sentido la necesidad de escribirte y darte las GRACIAS por tus relatos sobre la maternidad, son de una sensibilidad increíble y captas a la perfección la esencia de ser mamá. Mil gracias!! Me he sentido muy identificada con todo. Yo también tengo una hija de la edad aprox de tu hija J, y también estoy embarazada del segundo/a…y no sabes lo que me han aliviado tus palabras, las necesitaba…tantas veces sintiéndome culpable por no prestar la misma atención a ese pequeño/a que viene en camino…pero es que el tiempo disponible ya no es el mismo y la atención se centra en atender a ese primer hijo que tanto nos reclama. Y si, también comparto esa sensación de que al segundo le regalo una mamá más experimentada y serena, que también tiene sus cosas buenas, espero. Gracias por estar ahí! No dejes de escribir.

  4. unamamareal dijo:

    Hola mamífera! no puedo estar más de acuerdo contigo!! no paro de pensar y de explicar (porque la gente pregunta con gran curiosidad) que éste, mi segundo embarazo, no se parece en casi nada al primero. Hay un denominador común: el amor tan infinito que ya va creándose y que explosionará el día que me enamore a primera vista de mi gordita. Gracias por tus palabras, porque llenan de ternura y realidad esta etapa de nuestras vidas, en las que a pesar de la experiencia viene cargada de nuevas dudas o temores, que sin duda serán “pan comido”, jejejeje Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s