Últimas tardes para Dos

FullSizeRenderQuerida Jota:

Hay una parte de mí que se está despidiendo de ser Tú y Yo. Es una de las muchas nostalgias que, presiento vienen de serie en el equipamiento de la maternidad. Parece que cada vez que alcanzas la tierra prometida de la siguiente etapa, abandonas el edén de la anterior.  Y te vas acostumbrando a esa nostalgia instantánea como de sobre, que vas consumiendo sobre la marcha: la despedida continua de una etapa que enlaza con la bienvenida de otra y que sólo notas cuando abres un álbum y dices eso de: –madre mía cómo pasa el tiempo.  Sé que será maravilloso ser cuatro,  lo hemos requetebuscado, pero aún así hay una despedida pequeña de nuestro mini mundo de Dos que a veces me coge desprevenida, llámalo vértigo, llámalo saudade. Querida niña, cuando hoy despertaste de la siesta acariciándome con tus manos de seda, diciendo mamá, mamá, y yo te acariciaba y tu me acariciabas, cada caricia era una nueva despedida, un antiguo reencuentro, un círculo perfecto de dos que se está preparando para acoger a uno más. Sé que vienen curvas y quizá te cueste un poquito (eso dicen los libros y las opiniones), pero yo secretamente, espero que te encante tener un hermanito y que seáis el uno para el otro, un trozo del mismo amor con el que os hicimos papá y yo. Mi niña, será maravilloso que vayáis juntos en la vida y os tengáis siempre el uno al otro hasta el infinito y más allá, mucho más allá de nosotros, porque nuestro amor no se acaba nunca, siempre vivirá con vosotros. Y vamos a hacer todo lo posible por ser diferentes (una vez más) cueste lo que cueste (una vez más). Por eso mamá está leyendo todo lo que puede sobre el hosting para cuatro, siguiendo todos los consejos de la psicología moderna y también pasando de ellos. Por eso juntas nos estamos inventando un nuevo mundo y lavamos la ropita del bebé, preparamos su cunita y repasamos tu breve biografía en fotos, mientras contamos una y otra vez la historia de cómo llegaste atravesando el universo subida en una canción de los Beatles. Y lo cierto y lo más bonito, es que este bebé viene cargado de kilos de amor, porque desde que estoy embarazada de este pequeñín llamado Te, cada día Te quiero más y más a mi princesa, mi hadita de las estrellas, ni niña adorada, la mitad de mi nuevo corazón de 4 habitaciones. Este bebé nos está ampliando el corazón, es una reforma integral, pero la casa va a quedar fabulosa.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en CARTAS A MI HIJA. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Últimas tardes para Dos

  1. dercluracan dijo:

    “nuestro amor no se acaba nunca” 💙👏

  2. mariaddlor dijo:

    Es precioso, algo parecido le escribí a Nora antes de que Vera naciera… Echo de menos esa maternidad de paz y descubrimiento, aunque esta también tiene cosas muy buenas. 🙂 Un besete!

  3. que bonito 🙂 esas palabras me gustaría haber escrito a mi antes que naciera la enana. Solo que en ese momento aun no me había bajado del ritmo frenético del mundo de hoy, y no escribía en este blog, y me di cuenta algo después de lo mucho que echaba de menos esos momentos de dos

  4. yademasmama dijo:

    Què bonito. Sólo tengo un hijo, pero imagino que me sentiré igual, me pongo en situación y es curioso, pero me da pena por mi chiquitín… Aunque todo llegará. De las despedidas también se disfruta, aunque sean eso, despedidas. Un beso enorme y que el embarazo vaya muy bien

  5. Mama piofaurio dijo:

    Precioso!! Antes de nacer mi niña pequeña me embargaba también esa ” saudade” que tan bien logras transmitir.

  6. Paula dijo:

    Precioso Post como siempre! Qué hermoso! También espero un hermanito para mi hija. Nacerá cuando ella tenga 22 meses…tan pequeña aún…cómo explicarle que ese mundo para Dos tendrá que ser compartido?

  7. María dijo:

    Hola! Qué libro ha sido ese que te ha venido tan bien? Yo estoy llevando peor de lo que me pensaba que mi chica tendrá una hermanita teniendo sólo 20 meses… Qué cargo de conciencia más tonto!

    • Paula dijo:

      Hola María! Estamos igual…mi hija tendrá 20 meses cuando llegue su hermanito…tenemos que disfrutar con ellas todo lo que podamos, y luego seguiremos disfrutando de otra manera. Me han dicho muchas amigas mamis, que la experiencia del segundo hijo, amplia el concepto de familia haciéndola algo grandioso!! Vamos a por ello…!

  8. Carlota Robelo dijo:

    Qué gracia y encanto tienes pasando al papel sensaciones y emociones! Ya tengo hijos mayores y casi no recuerdo mis propios sentimientos de aquella época por lo que absorbo los tuyos con cierta ansiedad… Algún día no muy lejano espero repetir ( y amplificar) aquellas experiencias maravillosas… Como abuela!,

    • mamífera dijo:

      Gracias Carlota es un honor viniendo de ti, a ver si algún día coincidimos fuera de la red o dentro y nos damos un abrazo, seguro que serás una super abuela, super mami! Gracias de corzón por leerme, GRACIAS

  9. Cordero dijo:

    Grande. Precioso. Lleno de todo. Enhorabuena por ser la
    Persona y madre que eres, un ser excepcional. Beso grande

  10. carmen dijo:

    Qué bonito post y qué lleno de significado para mi que acabo de tener a mi segunda hija y siento que mi hijo mayor (se puede llamar mayor a un niño de de dos años??) me necesita todavía mucho mucho…. nos esforzaremos por encontrar la receta para multiplicarse todavía más de lo que ya lo hacíamos y por seguir teniendo esos momentos de dos aunque ya no puedan ser tardes enteras no?
    Gracias mamífera por ayudarme a poner palabras a los nudos que a veces se hacen en la garganta.

  11. Al leer este post se me vino encima uno de los últimos encuentros del grupo de parejas embarazadas en el que participé con el embarazo de Vico, mi niñito que ahora tiene 16 meses. Recuerdo que me animé a decir que tenía miedo de no poder amar a nadie como a Male (mi niña de hoy 4 años), y otra de las chicas también habló, y lloramos. Y otra de las “panzas” que estaba embarazada de su tercer hijo nos miraba como de lejos y nos decía: tranquilas!!! Claro que van a poder, eso y muuuucho, mucho más… y las panzas primerizas miraban cómo diciendo “de qué hablan?”… Leí este post y se me vino toda esa tarde encima. GRACIAS!!! y que maravilloso comprobar, descubrir y redescubrir que el amor no se divide, que el amor crece, y crece, y se potencia al infinito!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s