Carta para mi hija a pocos días de dar a luz:

imgresMi querida niña en estos días previos al parto de Telmo no puedo sino pensar en ti. Día tras día recupero todas y cada una de las sensaciones que sentía antes de que tú nacieras reproducidas como a cámara lenta en un stereo perfecto. Esa sensación de que poco a poco se van apagando las luces y los sonidos a mi al rededor, la necesidad de ir lentamente disolviéndome en mi cuevita metal, al margen del resto de los humanos, soltar, soltar, soltar, soltar lastre, dejándome llevar hacia el día del parto, dónde lo sueltas todo. Sueltas tu vida anterior con todas esas cosas que te gustaban dentro, sueltas las expectativas creadas en el embarazo hacia tu nuevo hijo y por soltar, sueltas hasta tu sensación de pertenencia a este mundo. Hay algo muy mágico y muy místico en parir, querida niña, abandonar tu cuerpo para traer otro. No temer a la muerte para que llegue la vida. Y mira si me gustó la Vida que traje, querida Julieta, que gracias a ti está a punto de llegar a este mundo tu hermano Telmo. Tanto me gustó tenerte entre mis brazos, descubrir la vida en tus ojos inmensos, ver como crecía la personita que eres una y otra vez dentro de un cuerpo que sostenía con una mano, que se abría ante mí como una flor rara y genuina cambiando de forma cada mes, desenredando un movimiento tras otro, una palabra tras otra, el asombro en toda su extensión como un prado mágico que nunca se acaba de abarcar. Descubrirme en tus gestos, inventarme en tu pequeña presencia llena de necesidades nuevas que exigían improvisaciones diarias, fundirme en “nosotras”, descartar el mundo y llenarme de una energía que jamás había sentido antes, que no creo que se pueda sentir fuera de la maternidad. Sufrir. Un sufrimiento nuevo, la responsabilidad de sacar a delante una vida humana, el miedo a hacerlo todo mal, a no estar a la altura del amor que te tengo, a la vida que mereces. Gracias a ti he decidido empezar de nuevo, inventarme otra vez, página cero. En parte porque sentía que ser dos te haría feliz, en parte porque repetir este tsunami de agua dulce y peligrosa, ahora desde la experiencia (si alguna vez se adquiere), me parecía enrolarme en la vivencia más alocada y real de toda mi vida. Por eso Telmo, está cruzando mares de líquido amniótico como un Ulises camino a Ítaca, donde una familia entera, ahora con hermanita incluida, le espera para que vuelva a poner nuestra vida del revés, con los brazos abiertos, las cortinas descorridas, la luz entrando a raudales, con más fuerza si cabe.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Carta para mi hija a pocos días de dar a luz:

  1. Anónimo dijo:

    Hermosos pensamientos y sentimientos que expresas admirablemente en tus palabras escritas en este blog.
    Yo ya soy abuelo, no he parido,pero te entiendo y me emocionan tus reflexiones. Gracias…
    Enrique,de la Asocia

  2. Mama piofaurio dijo:

    Precioso 🙂

  3. Querida mami(fera):
    Llevo muchos posts queriendo volver a tu casa…
    Los recibo en esa pequeña extensión de la mía que es el (poco poético) smartphone y por eso era difícil comentar, pero hoy frente a mi blanco e inmaculado Mac (ese semidiós de las que nos dedicamos a los audiovisuales) te vengo a adorar y a decir despacio -como mereces- que mucha suerte en el día en que ‘nazcas por tercera vez’..
    Que mucha suerte ya tienen J y T de tener una mami(fera) como tú…
    Que ese rito que estás a punto de invocar por segunda vez, tan tribal, tan animal, te haga el doble de feliz de lo que ya has sido en tu precioso ‘nosotras’ y que las que te leemos hemos podido seguir…
    Y usando la dedicatoria -que envié a todas las que me importan algo el pasado día de la madre- y ahora en referencia a tu blog : “Dedicado a todas las madres, a todas las hijas, a todas las mujeres que hacen posible que el mundo sea. Que continúe. A esa gran realidad… a ese ELLA que somos todas juntas”
    Un abrazo y hasta pronto…
    Aina (antes ‘HabíaunaPez’)

  4. Dicen que hay que hacer un regalo “simbólico” cuando llega un hermanito a la familia con hijo/s ya existentes, creo que le has hecho a Julia un regalo inmenso, maravilloso, me encanta lo cuando le dices, mira si me gusto la vida que traje, que gracias a ti llega Telmo… seguro que está siendo muy dulce la llegada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s