Esa otra vida, con dos hijos

Tener un segundo hijo te separa las plantas de los pies del suelo y las pone mirando al cielo. Todo lo que llevabas encima cae muy lentamente incluidas las llaves del coche y los trozos de galleta seca de hace dos días. Tener un segundo hijo es desaprender a ser padres. Todo lo que sabías antes, todo lo que habías conseguido, las tierras conquistadas de tu recién estrenada estabilidad familiar caen a tu alrededor en miles de pedazos inalcanzables que se alejan disueltos en el viento. Ya nada es lo que era, au revoir, acabas de entrar en otra liga. Ahora juegas en primera y no es precisamente aburrido. Te acuerdas a menudo de todos los que te dijeron, ¡buah! casi no hay diferencia de uno, a dos hijos… ¿cómo que ¡¡¡no!!!?, hay, y MUCHA, señorías. Mucha, eso sí en todos los sentidos. No me refiero a que ahora mi hija de 3 años viva lobotomizada por interminables episodios de Peppa pig mientras su hermanito refluja y su madre le da las 24 horas party people de teta, no. Me refiero a que un amor tan grande que no cabe, literalmente en tu vida de antes lo inunda todo. Nunca habías pensado que Eso que sentías por tu hija, podría reproducirse integramente y de cero a cien, en la primera mirada que te echó ese bebecito adorable y milagroso al salir de tu cuerpo a grito de valkiria en aquel parto salvaje, animal y místico sin Epidural que lo trajo al mundo. (Sí, hay algo de prestigio en eso de parir sin Epidural, y sí, lo tenía que decir, porque es lo más bestia y místico que haré jamás. De hecho dudo que ningún monje de este mundo pueda alcanzar una vivencia tan mística como la de millones de mujeres en todo el mundo hacen cada día: poner un pié al otro lado del dolor dónde se ve la luz al final del túnel y Dios (o como le quieras llamar) te dice que puedes, mientras sientes que entregas tu vida para traer otra al mundo sin miedo a perderla, vamos parir a pelo, atravesar el dolor y partirte literalmente por la mitad, pero Señorías esa es otra historia). Sigo. Hablábamos de lo que supone que tu corazón se multiplique, que todo ese amor incontrolable y salvaje que te lleva de un lado a otro con media teta fuera recogiendo legos y cuentos de princesas, mezclando pañales de dos tallas, llorando y riendo sola, abrazando a tu santo y mandándole a Santoña cada diez minutos, valga tanto la pena como para acostarte con una sonrisa cada noche pensando, no había sido tan feliz en toda mi vida. Eso sí, ¿alguien tiene un par de manos de sobra?11665553_10207411039136923_5423842166959353577_n
<a

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Attachment Parenting, CONCILIA COMO SI FUERAS SUECA, CONSEJOS para no acabar flotando en una piscina y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Esa otra vida, con dos hijos

  1. Pola dijo:

    Enhorabuena!! Esperaba ya con ganas tu post sobre esta segunda maternidad y todo lo que estás viviendo! Ánimo!! A mi me quedan dos meses para pasar x lo mismo. Ansiosa y expectante y en una especie de despido constante con mi hija de 20 meses sobre la maternidad exclusiva… Que poquito le queda…y qué poquito nos queda para que de pronto la vida de los 4 se convierta en torbellino…eso si, torbellino amoroso y tan deseado!!
    Enhorabuena tb x ese parto salvaje y a pelo… Cómo lo hiciste? No siento el valor necesario para ello pero me ronda tanto día y noche… El poder hacerlo así, salvaje y natural.
    Siguenos escribiendo…si hay tiempo!!
    Abrazos
    Pola

  2. teresa dijo:

    Me ha encantado el paréntesis dentro del paréntesis, y además cuando hablabas de una vida dentro de otra vida. Aupa ese parto sin epidural! Quizá no todo el mundo pueda tenerlo así, pero si puedes me parece una gran -y valiente- decisión.
    Felicidades por la nueva vida 😉

  3. maryam dijo:

    brutaaaaaal!!!!! Me identifico de cabo a raboooo!!! que pasada! Enhorabuena por pasar a primera y a disfrutarlo y a seguir deleitándonos con tus post que tanto nos hacen reir, sentirnos identificadas y nos llenan de ternura! El segundo fichaje de mi equipo ya tiene 20 meses y sigo extasiada de amor y ya, al fin, algo menos cansada…. un abrazooo!

  4. No había sido tan feliz nunca en la vida.

    Ya no hay más que decir, y me gusta como lo acabas.

    Ánimo y fuerza, familia!

  5. Mamá piofaurio dijo:

    ¡¡Enhorabuena y bienvenida a la doble maternidad!!
    No puedo estar más de acuerdo en la experiencia increíble del parto sin epidural, yo también pienso que es lo más enorme que voy a hacer en la vida y te sientes fuerte y especial, sí que sí.
    Preciosas palabras.

  6. Veronica dijo:

    pues ahora imagina si en vez de uno mas tienes dos de golpe como yo. Jajaj

  7. Anónimo dijo:

    Touché!!!!!! Soy mami de dos niñas de 3 años y 6 meses. Partos sin epidural y lactancia en tándem. Creo q puedo con todo! Lo q peor llevo es la vuelta al trabajo hace 3 días… Separarme de ellas es terrible…

  8. Ma. Luisa dijo:

    MaternityModoDuplex
    Mi primogénito demoró muuucho en soltar el pañal
    a días del esperado logro zassssss la noticia del 2do!!!
    Me encantó leer una mamífera que me hace sentir acompañada en este
    continente materno que con pinceladas en letras enmarcó mi experiencia
    “grito de valkiria en aquel parto salvaje, animal y místico”….Porque SÍ se puede y no lo cambio
    por nada… Yo testigo fiel y vivo de un PVDC Parto Vaginal después de Cesárea y con 2 hombrecitos Martín(Dic2009) 5años y Dylan (Sep2014) 9meses y contando valoré un lactancia exclusiva y matriculé como MamíferaModeOn

  9. Natalia dijo:

    Si los hubiera escrito yo no me sentiría tan identificada. Bienvenida a la doble maternidad y enhorabuena por tu preciosa familia.

  10. Mariola Cebolla Fayos dijo:

    Qué bueno! Cierto como la vida misma. Cuando tienes todas las rutinas medio controladas y algo de más tiempo, llega el segundo y taca!! Todo vuelve a empezar pero multiplicado por mil.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de la epidural. Mis dos partos fueron a pelo. El primero fue más relajado, en el segundo gritaba y sudaba como nunca. Una experiencia increíble que en cuanto nace tu hijo se acaba el dolor

  11. karla dijo:

    Adore tu post, especialmente en lo referente al parto, muy bien dicho!!!! lo explicaste maravillosamente. Gracias a Dios asi fue para mi tambien. Es cierto cruzas un umbral y despues no se vuelve a ser la misma. Es mas poderoso de lo que se puede expresar con palabras. Por lo del segundo hijo… hiciste que me temblaran las piernas de miedo y emocion!

  12. Xan dijo:

    A caso espías mi casa? Todo es exactamente igual!! Mi hija mayor, el bebe, Peppa, el parto místico, mágico, musical.. Sin epidural.. El maravilloso poder que este da, la teta de fuera día y noche. Escribiste a cerca de mi vida, con estas cosas nos damos cuenta que no estamos solas!!

  13. genial genial! Parto sin epidural, yo quiero una experiencia mistica como esa!!! Será para el tercero jaja

  14. Pingback: ¿Por qué buscar tu tribu? – admin

  15. Pingback: ¿Por qué buscar tu tribu? – admin

  16. Katherine dijo:

    Totalmente identificada 🙂

  17. Alexandra dijo:

    Lo vivi y he vivido exactamente como tu, al igual qe el sentimiento del parto! Madre mia!!! Gracias por compartir!!!!! ❤💚

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s