Amor en la UCI de Neonatos

11825221_10207666544244391_7098537930540976497_nA veces morimos para renacer, nos agotamos para tomar fuerzas, se nos hiela el corazón para descubrir el calor. En una ocasión se llevaron a los cachorros recién nacidos de la Osa Panda del Zoo de Madrid para las fotos del flyer y ella enloqueció, gritaba, lloraba, amenazaba… Entonces empezó a tomar carrerilla y estrellarse contra un árbol, dándose golpes en la cabeza hasta casi desfallecer. Los renglones torcidos del Dios de las madres a veces se tuercen tanto que acabas en la UCI con tu bebé nada más nacer y os aseguro que no hay dolor igual a que te arranquen de los brazos a tu hijo cuando casi no has echado la placenta. Y no es sólo el miedo a que le pase algo terrible, es también el desgarro de perder momentos únicos, los primeros, los de preguntarse qué tal, de darle la bienvenida al mundo, de presentarle las cosas, sino de cosas básicas como el calostro, la piel, la seguridad de “mamá está aquí”. Fueron 8 días que no puedo transcribir porque aún no puedo atravesar ese túnel, ni siquiera con palabras. El miedo se lo traga todo, pero sí puedo decir, que hay una fuerza dentro de nosotros que nos saca del agujero. Hay que agarrarse a ella y avanzar con paso decidido. A los tres días de estar allí sintiéndome pequeña e inútil, perdida en medio de las decisiones de los médicos y de las enfermeras (algunas encantadoras y otras unas verdaderas nazis, todo hay que decirlo). El niño dejó de agarrarse al pecho y además de bibis le pusieron una sonda, la situación médica parecía empeorar, entonces mirando a mi hijo en esa cajita transparente, donde sólo me dejaban tocarle,  me dije: “Voy a sacar a mi hijo de aquí, porque mi hijo es mío y yo, también tengo poder”. Ese día empecé a sacarme leche con mi sacaleches doble. Me sacaba 8 tarros al día en mi incipiente subida de la leche. Se los daba yo, le cogía cuando me daba la gana, le quite el chupete que le habían puesto y lo chupé para que mi leche fabricara anticuerpos, respiraba su aroma, lamía su cara y le ponía las manos encima contándole todo el rato como era su casa, su hermana, su padre, sus abuelos, sus juguetes, su jardín y yo misma. Le conté como sería su vida, dónde iríamos de vacaciones y el fiestón que haríamos el día que llegara a casa. Le conté como era su cunita, sus sabanitas, el osito que había heredado de su hermana y todos los cuentos y canciones que sabía. A partir de ese día el estado del niño dió un vuelco. Ni su padre ni yo nos separábamos de él. Día y noche, 24 horas, 7 días sin dormir, recién parida y con el alma en el hueco de las manos, pero sin dejar que un sólo pensamiento triste se me colara allí dentro. Me robaron el móvil con el que me comunicaba con mi otra hija, pero no me importó mi alma se recuperaba por momentos. Empecé a sacarle cuando yo quería y tenerle en bracitos. Algunas enfermeras fueron ángeles, otras, mediocres enviadas del averno, pero yo no me venía abajo. Su padre tampoco. Caminábamos cogidos de la mano por los estrechos pasillos del frío edificio del hospital, mirándonos con la convicción de que estábamos juntos en esto. Mi leche, nuestras manos, los brazos, los cuentos, las canciones y nuestro amor incombustible, hicieron que se recuperar prodigiosamente. Incluso le cogí un día y le puse al pecho. Había leído en un libro de Carlos Gonzalez que si bombeas tu pecho mientras el niño tiene el pezón en su boca, el niño empieza a tragar la leche y al final acaba agarrándose. Me costó una mañana que el niño se agarrara. Mi confianza crecía por momentos y sabía que mi niño había venido a este mundo para superar esto y mucho más. Yo se lo decía: “Eres un guerrero mi amor, un guerrero del sol”. Y el niño salió. Aquella misma mañana me operaban de un coágulo de sangre varicosa que se me había formado en la vagina (es inhumano tener a una mujer recién parida en una silla de madera, pero eso es otra historia, mi gine lo vació enseguida). Cuando cogí a mi pequeño en brazos escuchaba el sonido de mil gaitas en mi cabeza, la tierra prometida, el cielo abierto y la carretera despejada rumbo a mi casa, nuestra casa, donde mi otra hija de sólo 3 años nos esperaba con flores en la mano y una pancarta de bienvenida. NO pude llorar todo aquello hasta semanas más tarde, que encontré unos brazos dónde desatar todo mi miedo, mi angustia, mi dolor, aunque gracias al cielo el niño nunca desarrolló ninguna de las terribles enfermedades que vaticinaban. La felicidad de que al final todo salió maravillosamente bien, inunda los recuerdos más tristes. Sólo queda dar gracias, GRACIAS, GRACIAS al Dios de la Madres por sacarnos de allí con un bebé perfecto, amado y relactado. Un bebé hermoso como la luna al que ya queríamos como a su propia hermana. Un bebé que nos enseñó el verdadero sentido de la vida, apreciando los detalles más diminutos, para no dar por hecho nada y poder vivir felices y agradecidos de lo que tenemos. Recuerdo momentos bellos como cuando su padre y yo dormíamos abrazados rezando por dentro, besándote al alma, tan juntos en esto como no lo hemos estado en nada en esta vida. Telmo tu hermana, tus abuelos, tu padre y yo te queremos como el cielo, como las estrellas, como el nuevo mundo que has inaugurado para nosotros. Feliz vida. Eres el amor de nuestra vida.

Acerca de motherland mamífera

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en CONSEJOS para no acabar flotando en una piscina, EL PARTO, EL PUERPERIO, LA TETA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

30 respuestas a Amor en la UCI de Neonatos

  1. maremassoca dijo:

    Buffff. No tengo palabras… Qué valiente con tu empoderamiento… Me has arrancado más de una lágrima…

  2. vanessa dijo:

    Felicidades por ese bebé y por toda esa fuerza. Sé lo que es pasar por esto y es admirable que lo hayas podido vivir así.
    Un abrazo
    Vanessa

  3. Anónimo dijo:

    precioso, hasta las lagrimas

  4. maremassoca dijo:

    Si hubieran más madres que creen en ellas mismas y en su poder, los hospitales acabarían teniendo que ser mejores y el mundo también. Eres una superwoman!

  5. Maria José Guzmán dijo:

    Querida familia, no sabia de todo lo narrado, enhorabuena por toda tu fuerza, eres una supermadre y tus hijos se sentiran orgullosos de ti. Besos a todos

  6. almudena dijo:

    Familia valiente y brava!

  7. Anónimo dijo:

    Emocionada con tu relato y la forma de narrarlo. Qué suerte tiene Telmo de haber caído en una familia maravillosa como la vuestra! Qué gran mujer! De tal palo, tal astilla. 😘💖💪

  8. yademasmama dijo:

    Enhorabuena. Me has dejado sin palabras porque he vivido todo aquello exactamente igual, me pasó lo mismo con mi hijo. Y ese desgarro de los primeros días sin él es difícil de curar, deja una pequeña cicatriz siempre. Enhorabuena por el pequeño y por vuestra felicidad. Me alegro muchísimo

  9. isabel anguita dijo:

    Verdaderamente emocionante es una lucha titanica x sacar a tu bebe adelante, enhorabuena madre coraje besos

  10. Mama piofaurio dijo:

    Termino de leer tus palabras con lágrimas en los ojos. Me alegro mucho de que todo saliera bien.

  11. Patricia dijo:

    Que maremoto de sentimientos por los que tuvieron que pasar como familia, gracias a Dios todo salio muy bien, enhorabuena por el nacimiento de tu segundo bebè. Un abrazo

  12. izascun79 dijo:

    Madre mía, que manera de llorar! Lamento que tuvieras que sufrir tanto por obtener lo que se merece toda madre… Me alegro de que todo acabara bien, tienes tota la vida por delante para disfrutar este amor tan bello y puro. Enhorabuena por tu bebé

  13. me has dejado sin palabras y con el corazón encogido…qué duros primeros momentos pero qué alegría que todo salió bien y felicidades por esa fuerza que sacaste!! Estoy segura que esa energía puede más que todo. un abrazo!

  14. Pingback: Madres desperfectas |

  15. Carmen Guillo dijo:

    No sabes como te entiendo. Mi hijo nacio el año pasado de forma prematura, 26 semanas de gestacion. Estuvo ingresado 93 dias. Mantuve la lactancia con ayuda del sacaleches y le alimente solo con mi leche desde el principio. Al final agarro bien el pecho. Ahora, cuando le miro, casi me parece imposible que hayamos sido capaces de superar esta tormenta tan larga. Con el tiempo todo parece una pesadilla, y tengo que abrazarle muy fuerte para estar segura de que finalmente todo salio bien y mi hijo esta en casa, conmigo.
    A nadie se le pasa por la cabeza lo horrible que es tener ingresado a tu recien nacido, hasta que lo vive.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s