“Derecho al placer”, la tierra prometida

1200.jpgNo hace tanto que las mujeres éramos ciudadanas de segunda división. Sometidas a la voluntad del patriarcado, no podíamos votar o abrir una cuenta bancaria y los hijos eran patrimonio del esposo de turno, junto con nuestro cuerpo, que se adquiría bajo contrato matrimonial. Vivíamos mutiladas en todos los ámbitos del intelecto y el placer, en un estado muy cercano a la esclavitud. Gracias a esa lucha a corazón abierto que protagonizaron aquellas valientes sufragistas, nosotras, hoy, podemos votar, disfrutar de la sexualidad y trabajar como hombres. Y ahí radica el GRAN problema. Ellas llegaron lejos, pero no lo suficiente para entrar en la tierra prometida. La tierra prometida está en el norte, concretamente en los países escandinavos. Las mujeres actuales de aquí, nos dedicamos a trabajar como hombres cobrando como mujeres y sufriendo el stress de la maternidad, exhaustas, como si fuera un estado crónico de la mujer, un sino de nuestro género.

Mal, lo mires por donde lo mires.

ENTONCES SEÑORÍAS:  ¿Porqué a nadie se le ha ocurrido que a lo mejor podemos ser infinitamente más felices y productivas si en lugar de trabajar como un hombre trabajáramos como… ¡una mujer!?

A la clase política y empresarial se le llena la boca hablando de la IGUALDAD, pero es como si intentaran decir Pamplona con un polvorón en la boca y una copa balón en la mano. La igualdad está más pasada que la lycra. Los tiempos modernos, Señorías, requieren hablar de la DIFERENCIA. Todavía es raro ver mujeres en puestos de decisión, y cuando alguna llega, hay una rastro de renuncia y dolor en su mirada, que ni ella misma es capaz de reconocer. Y aún así ole sus huevos, porque a ellas, como a todas, les habrá costado –excepciones a parte– el doble de esfuerzo y la mitad de pasta.

La buena noticia es que el cambio ya está en marcha–por algo somos tías–. Las mujeres de mi generación al llegar a la maternidad nos estamos  dando cuenta de la GRAN FARSA: Y es que el mercado laboral no nos encaja por ningún sitio, es un traje de tweed y nuestras caderas están a punto de estallar. Vivimos sofocadas, frustradas, ahogadas y cagándonos de culpa. No llegamos a nada, y nos mordemos la laca de las uñas de pura envidia cuando, en Salvados,  las rubicundas suecas nos restriegan lo bien que lo hacen allí con sus dos años de baja para criar minisuecos, que luego así salen de hermosos y majos, uno de los pueblos más conscientes y avanzados del mundo, mientras ellas prosperan en el mundo laboral.

Se necesita construir un nuevo modelo de trabajo basado en la DIFERENCIA. Somos muy rápidas, podemos hacer más de una cosa a la vez y se ha demostrado que nuestro coeficiente y resolución, nos convierten en los mejores trabajadores de la cuadrilla, ¿qué necesitamos además de una equiparación de sueldos y un portátil decente?, que se le haga un hueco a nuestra maternidad, ¿Por qué?:

PORQUE TENEMOS DERECHO AL PLACER. SÍ SEÑORIAS.

“Al placer” es la última de nuestras grandes conquistas femeninas, ya nos pasó con el sexo, ahora le toca a la maternidad. La mayoría de mujeres que conozco, abogadas, arquitectas, cirujanas, profesoras, creativas, ingenieras, amas de casa, periodistas, actrices, directivas, deportistas, juristas o le que les salga del susodicho ser, están en crisis con su maternidad, ¿porqué?, porque han descubierto que de todas las actividades de su vida laboral, no hay nada comparable a llevar una vida por debajo de la piel, parirla y criarla. ¡TOMA YA PATRIARCADO!. Hace unos meses hice una investigación con un grupo de 50 madres, 50 profesionales como la copa de un pino, cada una viviendo su maternidad como puede y su carrera como le dejan. Todas con la lengua fuera. Las conclusiones además de demostrar que son unos seres humanos excepcionales, que necesitan unas mechas decentes y una semana de spa, fueron las siguientes: Criar un hijo es un proyecto personal que compite con cualquier obra pública, humanitaria o social, porque es un reto delicioso y emocionante equiparable a descubrir la vacuna del cáncer o poner un pie en la Luna. Que estamos fascinadas. Que no nos lo esperábamos. Y que estamos SOLAS.

Las mujeres estamos descubriendo que nos encanta dar el pecho, dormir, cuidar y cantar nanas a nuestros preciosos “proyectos personales”. Que nos preocupa su alimentación, su educación, su autoestima y su felicidad y no estamos dispuestas a que nos lo arrebate el puto patriarcado con su traje de tweed, porque NOS FASCINA. Sí, Y NO SOMOS MENOS FEMINISTAS POR ELLO. Que no es ni medio normal la cantidad de horas que pasa un niño frente a la tele, jugando a la consola y en manos de cuidadoras que no son PRECISAMENTE su familia; y que si no podemos estar el tiempo que cada una estime en la crianza de sus hijos,  es porque algo falla. Que queremos ser una presencia real en su formación como seres humanos, que nos ENCANTA SER MADRES y PROFESIONALES y NO QUEREMOS PAGAR EL PRECIO DEL MALDITO PATRIARCADO, que se lava las manos y nos abandona cuando nos embarazamos, mientras el resto del mundo calienta la silla en la oficina de forma improductiva pero políticamente correcta.

El derecho de pernada suele pasar por renunciar a nuestra carrera o al menos en la mayoría de los casos a seguir ascendiendo ¡EN LO MEJOR DE NUESTRA CARRERA!. Aquellas 50 mujeres demostraron en la investigación: Que tenemos el derecho a que nos guste hacer lo que la naturaleza nos ha regalado, SER MADRES y aquello para lo que nos han preparado CURRAR. Que no sólo nos vamos a comer la parte dura y fisiológica, que también queremos disfrutarla, y que resulta muy violento, de hecho INHUMANO, hacer elegir a una mujer entre su independencia económica y la crianza de sus hijos.

Queremos criar ciudadanos más conscientes, alimentados por nosotras, porque creemos que así se construye el mundo con el que soñamos. FROM EGO TO ECO. Para eso sólo necesitamos consciencia colectiva y apoyo.

Cada una decidirá cuanto peso le puede dar a cada lado de la balanza y, señorías, todas, especialmente las más comprometidas con su carrera, necesitamos apoyo, cobertura, derechos, comprensión, teletrabajo, horarios compatibles y amor, MUCHO AMOR, porque estamos CRIANDO EL FUTURO DE LA HUMANIDAD.

Hay que plantar amor para que crezca amor. Plantar dedicación para que crezca dedicación.

Un sistema social consciente de nuestra diferencia, debería apoyar a las empresas que concilian, las autónomas con hijos, las empresarias emprendedoras, los padres, los horarios, las ayudas públicas, los descuentos fiscales y todo un entramado que se responsabilice de los hijos de forma holística, desde la conciencia de RAZA humana, repartiendo tareas de forma razonable a unos y otros, (vamos que sólo hay que mirar a Suecia o Alemania para encontrar un sistema modélico que copiar, donde no hay brecha salarial y las mujeres y hombres disfrutan de la crianza de sus hijos).

Me temo que Señorías que, el patriarcado o se lo curra un poco, o vamos a empezar a implosionar reivindicando un lugar legítimo para nuestros derechos –cada una en la medida que considere porque no todas tenemos que ser iguales– para poder ser MADRES y DISFRUTAR A NUESTROS HIJOS, sin perder nuestro lugar en el MUNDO PROFESIONAL.

Esa el la gran conquista. Que todas podamos hacerlo, trabajar como lo que somos: MUJERES.

A ver si algún día por fin, dejamos de mirar hacia el norte de Europa con la mirada perdida, suspirando y preguntándonos porqué demonios no hemos nacido en Gotemburgo.

 

 

Acerca de motherland mom

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a “Derecho al placer”, la tierra prometida

  1. Carmen dijo:

    Bien dicho!!!
    A mi viendo Salvados se me caían las lágrimas….
    Espero que si no nosotras, nuestras pequeñas puedan disfrutar los logros de nuestra generación, en nuestra mano está educarles para que ellas lo consigan y ellos las apoyen.
    A por ello!!

  2. Anónimo dijo:

    Gracias por escribir, sentí que estabas poniendo en cada palabra todo lo que me ha sucedido en estos 3 años!! Tenes un don excepcional. Yo era ejecutiva de cuentas en una empresa textil que trabajaba con latinoamerica y oriente, viajando por el mundo, negociando, creando, 12 o 14 horas al día, hasta que ….. nació mi hermosa hija, imagínate que locura la mía que creí que una vez que naciera, mi esposo podía cuidarla mientras yo trabajaba, estaba enajenada de mi ser femenino,… cuando nació me convertí en animal, en mamifera ( o volví a mi esencia natural) y no pude dejarla , en mi trabajo no me dejaron trabajar medio tiempo en mi casa, me volví loca literalmente y aproveche esa locura para que una psiquiatra se apiadara de mi y me certificara por un año…. y ahora me he convertido en maestra preescolar de inglés. Ese ingles que en otros tiempos me ayudo a comunicarme con chinos, y demás, ahora me ha permitido tener un trabajo medio tiempo hermoso y gratificante… pero en todas tus palabras nunca mejor dicho y expresado todo lo que he vivido, sufrido y disfrutado…. Por supuesto necesitamos leyes que nos apoyen a nosotros y a nuestros hijos, porque nosotras tenemos derecho a criar a nuestros hijos y ellos también tienen derecho a ser criados por sus madres, tienen derecho a sentirse seguros y amados porque de ello depende el futuro de la sociedad. Gracias!!!!

  3. Kari dijo:

    Gracias por escribir, sentí que estabas poniendo en cada palabra todo lo que me ha sucedido en estos 3 años!! Tenes un don excepcional. Yo era ejecutiva de cuentas en una empresa textil que trabajaba con latinoamerica y oriente, viajando por el mundo, negociando, creando, 12 o 14 horas al día, hasta que ….. nació mi hermosa hija, imagínate que locura la mía que creí que una vez que naciera, mi esposo podía cuidarla mientras yo trabajaba, estaba enajenada de mi ser femenino,… cuando nació me convertí en animal, en mamifera ( o volví a mi esencia natural) y no pude dejarla , en mi trabajo no me dejaron trabajar medio tiempo en mi casa, me volví loca literalmente y aproveche esa locura para que una psiquiatra se apiadara de mi y me certificara por un año…. y ahora me he convertido en maestra preescolar de inglés. Ese ingles que en otros tiempos me ayudo a comunicarme con chinos, y demás, ahora me ha permitido tener un trabajo medio tiempo hermoso y gratificante… pero en todas tus palabras nunca mejor dicho y expresado todo lo que he vivido, sufrido y disfrutado…. Por supuesto necesitamos leyes que nos apoyen a nosotros y a nuestros hijos, porque nosotras tenemos derecho a criar a nuestros hijos y ellos también tienen derecho a ser criados por sus madres, tienen derecho a sentirse seguros y amados porque de ello depende el futuro de la sociedad. Gracias!!!!

    • mamífera dijo:

      gracias a ti, en una ocasión una amiga me dijo, que la maternidad cierra ventanas pero abre puertas, que bonito que hayas encontrado la tuya, ahí estamos todas reinventando el mundo para que nuestras hijas lo tengan un poco más facil
      Un abrazo mamífera linda, suerte y disfruta de tu maternidad, te lo mereces

  4. Bea dijo:

    Mejor dicho, imposible!!.

  5. ¡Mejor explicado imposible! Enhorabuena por tu blog, me encanta como escribes. La revolución de las madres está a punto de estallar, si no lo ha hecho ya! Un saludo!

  6. Susana dijo:

    Genial!. Es exactamente esto. Gracias.

  7. Lisa dijo:

    Ah! Hace tiempo que vengo penando eso! No pudiste expresarlo mejor. Trabajar como mujeres!! Entramos al mundo laboral bajo las reglas de los hombres: sus tiempos, sus horarios, sus actitudes. Tienes derecho a trabajar, ganar un sueldo, pero te conviertes en mama y ya no entras en los estándares de un profesional exitoso!!! También me di cuenta de la farsa cuando nació mi primer hijo, y entre en crisis! Pero somos muchas y creo que esto va a cambiar, así lo espero por el bien de la humanidad!!!

    • mamífera dijo:

      somos muchas y lo decimos alto y claro y lo repetiremos hasta el infinito, porque sólo asi podremos ayudar a otras u otros a que salgan de sus armarios y luchen por llo que cada uno sienta que es justo, hracias y abrazo mamífero

  8. María P dijo:

    ¿Dónde hay que firmar?
    Me quedo con esto: “resulta muy violento, de hecho INHUMANO, hacer elegir a una mujer entre su independencia económica y la crianza de sus hijos.”
    En esta tesitura me encontraré yo en unos meses y elegiré la crianza de mis hijos, no sin un miedo atroz a depender. Ojalá, alguien cambiase esta situación.

    ¡Grande tu post!

    • mamífera dijo:

      firma y difunde si crees que puede ayudar, claro que sí, hay que firma todos los días que se hable de ellos, que se sepa que no estamos calladas, que no nos conformamos, que luchamos por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos, y que ante todo se puede

  9. maria gemio de brun ??? dijo:

    Virginia tienes toda la razon. Y eso que España no es de los peores. Todos conocemos latino america, y Africa ni existe en este sentido. Sigue luchando. Maria Gemio.

  10. mamífera dijo:

    gracias por el apoyo, calro que si, saludos mamiferos

  11. Laura G. R dijo:

    Bravoooooo!! Qué lògica aplastante!! Qué bien explicado!! Cuanta razòn!! Graciasss!!

  12. Pingback: “Derecho al placer”, la tierra prometida

  13. Angela dijo:

    TODAS las mujeres necesitamos ese cambio YA!!!Nuestros hijos y nuestro trabajo tb lo necesitan
    Dejemos ya a un lado las pelis de super heroinas

  14. immaangles dijo:

    Habría tanto que comentar… Cada párrafo tuyo merecería una reflexión, gran post, enhorabuena. Hablas de la lacra de este país y es que uno de los enormes problemas de nuestro sistema laboral es el presentismo que premia las horas en que se calienta una silla y el minutaje exacto de la entrada y la salida. Solo que nuestra cultura empresarial fuera un poco mas competente, que lo que se valorara fuera el cumplimiento de objetivos por encima de todo, ademàs de mejorar la productividad de toda la plantilla, estariamos construyendo un modelo mas sostenible donde se demostraria que podemos ser grandes profesionales sin dejar de ser, ante todo madres, ya que habria una flexibilidad en el horario que permitiria, por ejemplo, que no tuvieramos que pedir mil veces disculpas por tener que llevar a nuestro hijo a urgencias un miercoles a las 11 porque se ha puesto a 40 y no baja… Gracias por expresar tanto y ojala sirva como toque de atencion a un sistema tan absurdo como obsoleto.

  15. mamífera dijo:

    Gracias entre todas podemos, es un largo recorrido, pero allá vamos

  16. Pingback: Talking about revolution in human evolution | Evolving Blue Planet

  17. Nuria dijo:

    Guau! Comparto, divulgó…gracias por poner en palabras mis sentimientos h sensaciones. Que bien, hay más gente q piensa así, y muchas mujeres que tras leer estas maravillosas palabras descubrirán que también lo comparten. Este es el camino por el que tenemos que luchar!

  18. Juan dijo:

    Hay mucha leyenda acerca de Suecia, de verdad no es pa tanto ni tan distinto a lo nuestro. Y para muestra un botón: http://www.thelocal.se/20150310/sweden-is-not-some-kind-of-equality-paradise

  19. Maria dijo:

    Gran reflexión, gran verdad. Muy identificada con todas y cada uno a de tus palabras. Es gratificante saber que hay más de una persona que piensa así. Gran labor Virginia.

  20. me encanta el post! cuántas verdades juntas! ¿puedo compartirlo a diestro y siniestro? un abrazo!

  21. Sandra dijo:

    Las mujeres que no tenemos hijos también tenemos problemas y reivindicaciones laborales, y sobretodo, también somos mujeres, tanto como las que tienen hijos. Qué manía con excluirnos de las reivindicaciones laborales y de compadecernos y criticarnos por no tener hijos. Como si ser mujer girara en torno a tener o no tener hijos. Uff!

  22. Tere Olivares dijo:

    Me ha gustado mucho y tiene toda la razon. No tengo hijos , no porque no quise sino porque no pude.Problemas de salud. Pero a la mujer nos han encasillado en un lugar. Aunque esta demostrado que tenemos mas reflejos, que los hombres , que podemos hacer muchas cosas a la vez y todas las hacemos bien. Que somos luchadoras por lo que queremos y podemos. Pero este mundo esta dominado por el HOMBRE que hace y deshace a su gusto. Hasta hace unos años no se podia levantar ni la voz. Ellos hablaban y tu callabas. Hay una cosa clara. Si tienes que sacar a tu hijo adelante y sola , la sociedad pone trabas . Pero ella lucha por su hijo , y trabaja.El hombre (hace unos años)… le pasaba esto y se le caia el mundo encima su casa un caos. La mujer lucha por sus seres queridos trabaja y muchas veces con un salario que no es suficiente, pero tiene tiempo o mejor dicho lo saca de sus horas de sueño para hacer la compra, cocinar, estudiar con los hijos y salir con ellos.
    Y despues dicen que somos el sexo débil. .. Ya!!.
    Pero tenian que dejar mas horas para pasar con los hijos y sobre todo los primeros años de su vida. Una ayuda y mas ventajas .T
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s