¡Corre!

IMG_9145.JPG

Señorías, puedo escuchar a la concurrencia rumoreando, “esta lo ha dejado… no volverá a escribir un post nunca más… es que, claro,  dos hijos, más lo suyo, es mucha tela”. Y estaba a punto de darles la razón a todos ustedes, cuando he sacado fuerzas de flaqueza y he dicho, no. No hay que renunciar a todo lo que eres, sea lo que sea que eres, sólo por que tengas dos hijos, un trabajo, un marido peleón, un virus tras otro, plancha de dos meses, vacunas pendientes y folios y folios que llenar de autocomplacencia, culpa, amor y ternura para compartirlo con el mundo. Y es que todo aquel que te diga que “dos hijos” es pan comido, vamos, poco más que uno –a mí me lo dijeron–, es otro de los que quiere hacerte de su equipo y cuando estas atrapado por segunda vez en Babyjail, te dicen eso de “sí es verdad es más del doble de curro”, uf lo recuerdo tremendo. Para contestar rápidamente, a modo de compensación, “eso sí es más de doble de amor”. Sí a todo, Señorías, pero mientras estás enfangado en tus noches sin dormir, tu lucha contra los virus, tu pelea con la conciliación, tus vaivenes con tu santo y encima (redoble de tambores), te deja la cuidadora nada más incorporarte al trabajo, con un bebé de 15 meses, sólo puedes buscar en el gps el camino a Ikea para comprarte un cuchillo que sirva para cortarte las venas. Y de paso unos baberos y una luz de esas para su cuarto y por supuesto, servilletas.

Esa es la realidad de una madre que pretende enterrar el cuchillo y hacer las paces con el mundo cada mañana, en nombre de la conciliación y sobre todo para no oírse a ella misma, hasta que se encuentra con la primera en la frente, que suele ser al poco de levantarse y empieza la guerra y de paso, la carrera.

Cada día es una batalla que hay que librar para no perderte, por los motivos equivocados, el presente de sus hijos y salir indemne. Y cada noche, cuando los has acostado, un triunfo personal a la altura de poner un pie en la luna con unos zapatos de Prada y, eso sí, la lengua fuera.

Hay días que se me olvida vivirlos, sólo puedo sobrevivir a ellos con la vista puesta en el horizonte de los DOS años a modo de pica en Flandes, como si este tiempo delicioso y agotador a partes iguales, que supone criar bebes por duplicado, fuera a volver en un futuro cercano.

Entonces, cuando se duermen, después de las pertinentes celebraciones, me desplomo en el sofá y cae la culpa del techo a modo de telón. Es entonces cuando me arrepiento de habérmelos perdido, de haberles despachado rápido, porque estoy demasiado cansada de vivir en guerra a toda prisa. Entonces me horrorizo de escucharme repitiendo cada rato la palabra corre. “Venga corre ponte las zapatillas, vamos corre al parque, vamos a bañarnos, corre, venga corre dale un beso a papá y corre a dormir que mañana hay cole, corre, corre, corre, que estoy que no puedo más”.

Pobres hijos nuestros que suben y bajan del coche, como si les persiguiera el coyote. Pobres padres que viven con seis frentes abiertos y sólo sueñan con el final de día, a ver si con suerte pueden ver Juego de Tronos, perdiéndose aquellos años maravillosos, que es la primera infancia de sus hijos, y pobres ustedes, Señorías, que sin comerlo ni beberlo se han comido esta perorata, que como no me da tiempo a releer porque tengo prisa, ha resultado de aquella manera, pero por lo menos lo he conseguido, he escrito un nuevo post.

Acerca de motherland mom

Virginia Mosquera Nació en Madrid en 1974. Graduada en CC de la Información, cursó un postgrado de tres años en la Escuela de letras, además de los seminarios “Story” y “TV Series” by Robert McKee. Escritora. Creativa. Guionista. Percusionista y recientemente, madre de dos hijos. En la actualidad trabaja como directora creativa en una agencia de publicidad. A veces, en la ventana, toca el ukelele.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¡Corre!

  1. Patricia dijo:

    Excelente leerte y a pesar de todo me das animo, que estamos embarcados en la tarea de ir por el segund@ a ver si lo logramos, un abrazo

  2. Alicia dijo:

    Fabuloso… verdadero y epico a partes iguales.
    Te quiero princesa

  3. Pingback: ¡Corre! |

  4. suscribo todo ( madre de dos y aún con uno por acostar y desplomarme en el sofá)

  5. Leerte y tener un dejavu de esa epoca. Aunque la de ahora es en muchos aspectos igual. Crecen pero agotan, pero de alguna manera le estoy ganando la guerra al “corre” dos de cada tres dias. Quiza ya no veo series ni leo libros, aunque tengan 4 y 6 y “ya estan grandes” pero atesoro tantos momentos como puedo. Que un dia preferiran pasarloa con amigas que conmigo y tendre tiempo de leer y ponerme al dia con las series. Un abrazo!

  6. Ai como me suena, leer este post es estar leyendo mi propio dia a dia… Y el problema de todo ello es este eufemismo que da en llamarse conciliación, palabra suave para definir malabarismos varios, rompecabezas imposible y un vivir que más bien parece un sinvivir. Pero a veces, lo conseguimos, y ese dia es un triunfo. Y los días que no… Tu besa mucho a tus peques y achúchales cuanto puedas, cuéntales ese cuento o cántales esa canción porque no hay mal día que no quede compensado con darles, a ellos, una alegría! Un abrazo y a seguir peleando y disfrutandolos!!!

  7. ¡Así se hace! Yo también soy madre de dos, trabajadora y bloguera perdida. La gente me dice ¿cómo hacés? Para tener todo eso y además, dos o tres blogs. Pasión, no queda otra. Te dejo un post que va por esta línea y mi blog sobre maternidad, obvio. Abrazos desde Uruguay

    https://piresmios.wordpress.com/2016/05/20/pequenos-mundos/

    https://botijasblog.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s